El poder del Viento

El Proyecto Viento del Norte de la Bahía de Bangui, abastece en la actualidad el 40% de las necesidades eléctricas de la provincia de Ilocos Norte, mediante 20 turbinas eólicas ubicadas a lo largo de una franja de 9 kilómetros sobre una playa en Bangui, que aprovechan los fuertes vientos del mar de la China Meridional y se conectan con la red de suministro nacional. El proyecto representa también un importante avance en el desarrollo de fuentes de energías alternativas, especialmente con la creciente demanda de reducir las emisiones de carbono.

El grupo de turbinas eólicas genera 33 mega-vatios de electricidad sin emitir gases de efecto invernadero. Sus promotores dicen que las turbinas eólicas son económicas no sólo porque el viento es renovable sino porque es gratis.
Niels Jacobsen, Presidente y CEO de Northwind Power Development Corp afirma que
No estamos usando ningún combustible. El combustible es gratis, mientras que cualquier otra planta de energía o combustible fósil necesita comprar su carbón, gas, gasolina, petróleo, o cualquier otra fuente de combustible. Y esto la hace a largo plazo, como decimos nosotros, una fuente viable.
Sin embargo, la cantidad de energía que las turbinas eólicas producen depende de la intensidad de los vientos, que es muy variable en esa zona.

El proyecto se beneficia de la venta de créditos de carbón a través de un mecanismo provisto por el Protocolo de Kyoto. El Acuerdo de Kyoto permite a los países en vías de desarrollo vender sus reducciones de emisiones a los gobiernos o empresas de países industrializados. Sin embargo, Jacbosen dice que la inversión de $50 millones de dolares estadounidenses podría requerir muchos años hasta producir ganancias significativas.
Es un negocio rentable. Pero es una inversión a largo plazo. No es de donde obtienes ganancias después de un año. Lleva mucho tiempo recuperar esta inversión. Las turbinas eólicas son una fuente de energía limpia, pero estas se encuentran con resistencia en algunos países porque se las considera una monstruosidad.


Los residentes de Bangui han llegado a acostumbrarse a sus gigantescos vecinos. Anthony Campanano, Funcionario municipal asegura que
Lleva un tiempo acostumbrarse. Si las observas bien, son estructuras modernas puestas sobre la playa. Pero al contrario de lo que esperábamos, mucha gente visita nuestro lugar para ver estos molinos de viento. El creciente número de turistas que se detiene para mirar los molinos de viento de Bangui ha aumentado las posibilidades de negocios en el área.
Northwind se encuentra realizando algunos estudios en dos ciudades más del norte de Filipinas, para la posible instalación de nuevas turbinas eólicas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Secciones

Subscriptores

Copyright © 2012 Semanario de Filipinas