Arranca la campaña electoral en Filipinas

Comienza hoy de manera oficial la campaña para las elecciones legislativas del próximo 9 de mayo, durante la cual se elegirá al presidente, al vicepresidente, a todos los miembros del Congreso y a la mitad del Senado de Filipinas.

Los candidatos disponen de 90 días para intentar convencer a unos 50 millones de votantes de que son la mejor opción para el país, los cuales valoraran sobre todo las propuestas hacia el desarrollo económico y la lucha contra la pobreza.

Estos comicios serán los primeros en la historia del país en los que se aplique el sistema del voto electrónico, aunque muchos dudan de que el proceso automatizado sea viable y la Comisión Electoral (Comelec) se prepara para un recuento manual en el 30 por ciento de los distritos.

A tres meses de la cita, los senadores Benigno "Noynoy" Aquino y Manny Villar están casi empatados en las encuestas de las presidenciales, con unos 15 puntos de ventaja sobre el depuesto ex presidente Joseph Estrada.

Según los últimos sondeos, Aquino suma el 37 por ciento de la intención de voto, seguido de Villar, con el 35 por ciento, y Estrada, con apenas el 12 por ciento, pero que podría dar el triunfo a uno u otro en función de si decide o no mantenerse en la carrera.


Villar ha ganado mucho terreno a Aquino en los sondeos, mientras los analistas opinan que Estrada guarda la llave del triunfo de uno u otro en función de si decide o no mantenerse en la carrera.

Estrada, un antiguo actor desalojado del poder en 2001 tras menos de tres años en el cargo, no tiene opciones reales de regresar al sillón presidencial, pero conserva su carisma entre los filipinos pobres, que son la inmensa mayoría y le perdonan sus excesos, pues le ven como el mismo tipo duro pero de buen corazón que interpretaba en las películas.

El veterano actor puede restarle apoyos a Villar, un político cuyo éxito en los negocios le ha convertido en uno de los más ricos de Filipinas, con un patrimonio estimado de 530 millones de dólares y por tanto, amplios fondos para gastar en su campaña, un aspecto sumamente importante cuando comience la habitual compra de votos.

Por su parte, Aquino es más joven y con un discreto bagaje como legislador, pero además de tener un apellido ilustre que simboliza la oposición a la dictadura de Ferdinand Marcos, es un rostro muy conocido a raíz del fallecimiento de su madre, homenajeada con decenas de actos ampliamente difundidos por la prensa.

"Noynoy" es hijo de la popular ex presidenta Corazón Aquino, fallecida el año pasado, y Benigno "Ninoy" Aquino, enemigo acérrimo de Marcos y cuyo asesinato en 1983 aceleró la caída del régimen.

Además de la jefatura del Estado, los filipinos eligen en mayo al vicepresidente, 12 de los 24 senadores y todo el Congreso, en el que la actual presidenta Arroyo pugnará por un escaño que le de inmunidad para evitar el peso de la justicia en el caso de que se le pidan cuentas por los escándalos de malversación ocurridos durante su mandato.

También están en liza casi 18.000 cargos provinciales, locales y municipales, cuya campaña empieza el 26 de marzo y se prolongará hasta el 8 de mayo, la jornada de reflexión previa a la llamada a las urnas.

Los anteriores procesos electorales han estado plagados de acusaciones de fraude, compra de votos y por la habitual violencia, sobre todo en la región del sur, donde una disputa entre bandos políticos es como un duelo de pistoleros.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Secciones

Subscriptores

Copyright © 2012 Semanario de Filipinas