La fiebre del dengue hemorrágico alcanza niveles alarmantes en las Bisayas Orientales

Once pacientes afectados por la fiebre del dengue han muerto en las últimas tres semanas, elevando la cifra de víctimas mortales en las Bisayas Orientales y provocando que los funcionarios sanitarios locales intensifiquen sus esfuerzos para prevenir un brote epidémico. Las Bisayas Orientales ocupan el segundo lugar tras la zona de Cotabato con el mayor número de víctimas por causa de la fiebre del dengue hemorrágico en Filipinas.

Los casos confirmados han llegado a 5.226 durante principios de Agosto en comparación con los 4.030 de hace tres semanas. Cada una de las seis provincias de la región ha sufrido por lo menos una víctima mortal, aseguró Roderick Boyd S. Cerro, del Departamento de Salud (DoH). Cerro también dijo que han intensificado las medidas de búsqueda y destrucción de focos de propagación del dengue y las medidas de autoprotección, además de aconsejar a la población que visite a su médico al detectar los primeros síntomas. Los hospitales de la zona han sido aconsejados para que dispongan la creación de salas para el tratamiento del dengue.

Leyte ha confirmado 1.049 casos con 13 defunciones; Samar Oriental, 769 pacientes y 7 víctimas mortales; Samar, 535 víctimas, con 12 muertes; Biliran, 213 casos con una sola muerte, y Leyte del Sur, 65 víctimas con 2 muertes.

De todas las ciudades de la región, Tacloban es la que tiene el mayor número de pacientes, lo que llevo a Jaime Opinion, oficial de salud de Tacloban, a declarar que el creciente número de casos podría llevar a las autoridades de la ciudad a declarar el estado de calamidad ante un posible brote epidémico.

En Iloilo, en las Bisayas Occidentales las autoridades de salud también advirtieron que los casos de dengue en esa zona de las Bisayas han aumentado a un nivel cerca "del umbral epidémico".

Desde el 17 de julio, la Unidad Regional de Epidemiología y Vigilancia (RESU) ha registrado 3.457 casos con 24 víctimas mortales, o un incremento del 55.16% en comparación con los 2.228 casos con 35 muertes en el mismo período del año pasado. Jessie Glen Alonsabe, responsable del RESU, explico que la cercanía del umbral epidémico podría ser indicativo de que la zona o zonas reúnen las condiciones para que se produzca en breve un brote generalizado de la fiebre del dengue hemorrágico.

El dengue es una enfermedad viral aguda transmitida por un tipo de mosquito que se cría en aguas estancadas. El dengue es más frecuente entre niños y personas mayores, y se caracteriza por una fiebre de aparición súbita que dura 3 a 7 días acompañada de dolores de cabeza, articulaciones y músculos. La fiebre del dengue no es mortal, pero no se debe confundir con la fiebre del dengue hemorrágico, que si puede llegar a serlo.

Los síntomas iniciales de la fiebre del dengue hemorrágico son similares a los de la fiebre del dengue, pero después de varios días el paciente se vuelve irritable, inquieto y sudoroso. También pueden aparecer pequeñas manchas de sangre sobre la piel y parches de sangre más grandes bajo la piel. Las lesiones menores pueden causar sangrado. Estos síntomas van seguidos de un estado de colapso general que puede causar la muerte.

Oficialmente no existe un medicamento específico para tratar la infección del dengue. La base del tratamiento para esta enfermedad es la terapia de apoyo mediante el aumento de la ingesta de líquidos orales que se recomienda para prevenir la deshidratación. En Filipinas también se utilizan algunas plantas como las hojas de la papaya, el gatas-gatas y las hojas de camote que parecen acelerar la recuperación de los pacientes. Aunque la mayoría de los pacientes con fiebre del dengue hemorrágico se recupera con los cuidados médicos oportunos, la mitad de los pacientes sin tratamiento que entran en estado crítico no sobrevive.

diagrama para prevenir el dengue


La mejor manera para prevenir el dengue es la promoción de conductas preventivas por parte de la población, informando sobre el dengue y su prevención a través de medios de comunicación masivos.

Las medidas a adoptar incluyen la destrucción de los criaderos de larvas, eliminando los puntos de agua estancada. Para los tanques de agua potable destinados al uso doméstico se recomienda agregar pequeñas cantidades de cloro sobre el nivel del agua. Si no se dispone de cloro, otra solución es poner algunos tipos de pequeños peces en el agua, que se comerán las larvas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Secciones

Subscriptores

Copyright © 2012 Semanario de Filipinas