¿Los 150 idiomas o los 150 dialectos de los filipinos?

Vocabulario de Lengua Tagala
Una de las cosas de las que estoy orgulloso es el hecho de que puedo hablar seis idiomas. Estos son, en orden de uso:

Tagalo – mi lengua natal
Inglés – la otra lengua oficial de mi país
Español – la lengua oficial de nuestra orden (la Orden de Agustinos Recoletos)
Francés – mi lengua extrajera preferida
Ilocano – la lengua de mi padre
Cebuano – la segunda lengua indígena más importante de nuestras islas

Aparte de estos seis idiomas, también soy capaz de leer en otros cuatro, y probablemente alguno más.

Para un extranjero (es decir los que no son filipinos) sólo tengo que añadir que es natural para nosotros. Existen unos 150 lenguajes por acá. Y siempre se maravillan como podemos poner más que dos en la cabeza. Y de nuevo les digo que es normal que hablemos más de dos lenguajes. Sólo los que viven en «Katagalugan» hablan dos. Y creo que menos del 2% de la población habla una única lengua.

Pero con mis compatriotas, hay que explicar algo más. Muchos de ellos le dirán que hay que omitir los últimos dos porque no son lenguajes sino dialectos. Y cuando se les pregunta «¿cuál es la distinción entre un lenguaje y un dialecto?», la respuesta siempre será «el lenguaje es la forma de comunicación de un país mientras un dialecto es de una región».

Un poco raro. Porque si seguimos esta definición, ¿cuál entre francés e inglés seria el «lenguaje» de Canadá? Sabemos bien que en Canadá, solo se usa francés en una región que se llama Québec. Y también, ¿por qué tiene Sudáfrica 11 lenguajes oficiales? Si seguimos la definición filipina, habría un problema. Estos idiomas oficiales, aparte del inglés, sólo se hablan en algunas regiones y no por la población entera.

Entonces, ¿por qué se confunden los filipinos? Es porque en nuestras islas, se usan las palabras «lenguajes» y «dialecto» con connotación política. Y aunque los científicos dicen que no son dialectos sino lenguajes, nos negamos a creerles. Ahora nos encontramos con que tenemos una generación joven para instruir y una generación vieja que queremos reeducar.

Pero antes de todo, tenemos que definir un «lenguaje» y un «dialecto». Según el «Diccionario de la Lengua Española» de la Real Academia Española (22ª Edición, 2001) :

Lenguaje. (del prov. lenguatge). m. Conjunto de sondos con que el hombre manifiesta lo que piensa o siente ║ 2. lengua (║ sistema de comunicación verbal).

Dialecto. (del lat. dialectos, y del gr. διάλεκτος). Ling. Sistema lingüístico considerado con relación al grupo de los varios derivados de un tronco común. El español es uno de los dialectos nacidos del latín. ║ 2. Ling. Sistema lingüístico derivado al otro, normalmente con concreta limitación geográfica, pero sin diferenciación suficiente frente al origen común. ║ 3. Ling. Estructura lingüística, simultanea a otra, que no alcanza la categoría social de la lengua.

Con estas definiciones, podemos decir que todas los lenguajes tienen dialectos. Y tenemos razón. Cada lenguajes tiene dos o más dialectos. El Inglés tiene muchos dialectos. Solo en el Reino Unido, cada ciudad tiene su propio dialecto. Los de Londres no hablan como los de Belfast ni como los de Edimburgo. Sin contar las diferencias entre la diferencia del inglés del Reino Unido y de los Estados Unidos.

Acá, en Filipinas, podemos decir que tenemos 150 lenguajes. No 150 dialectos. Está claro que no son dialectos. Durante los Cursos de Verano del Instituto Lingüístico se nos aclaró la distinción. Hay tres parámetros para comprobar si estas formas de comunicación son lenguajes o dialectos.

La primera, obviamente, es el vocabulario. Los idiomas deben tener un vocabulario suficientemente diferenciado para que podamos considerarlo como lenguajes. En tagalo, se dice «Anong pangalan mo?». Claro que el cebuano no emplea las mismas palabras porque en Cebú se dice «Unsa man ang ngalan nimo?». Ni el ilocano emplea las mismas, ya que dicen «Ania ti naganmo?». Entonces, basándonos en el primer parámetro, podemos decir que son lenguas distintas.

La segunda es la gramática. Deben existir bastante diferencias entre las gramáticas para que podamos considerarlos dos idiomas distintos. En tagalo, se hace el aspecto imperfecto así: bumibili. Se pone -um- entre las dos letras de la primera sílaba y se repite la palabra entera. En cebuano, se dice «mopalit». Se pone -mo- antes de la raiz. En ilocano, se dice «aggatgatang», se pone -ag- antes de la palabra y duplicamos la primera sílaba hasta la primera consonante. En esta categoría, de nuevo podemos decir que son lenguas distintas.

Y la tercera son las otras partes del lenguaje. Sintaxis, cambios morfofonológicos y otros. Por ejemplo, no tenemos «ay» en otras lenguas filipinas. En cebuano, siempre se usa «man»,que no significa nada en tagalo. En ilocano, siempre se usa «ngarud». Tampoco hay una traducción adecuada en tagalo. De esta manera también podemos afirmar que son lenguas distintas.

Si leemos las páginas de la historia de nuestras islas, podemos ver que los curas conocían que los indígenas hablaban lenguas distintas. Gracias a ese conocimiento escribieron la «Gramática de la lengua tagala», «Gramática de la lengua cebuana» y «Gramática de la lengua yloca».

La misma Constitución de 1987 también dice que las demás lenguas filipinas serán oficiales como lenguas auxiliares. Y por eso, ¿porqué aún seguimos confundidos? Como he explicado más arriba tenemos una generación a la que hay que reeducar. Desde hace casi un siglo nos han estado enseñado que hablamos dialectos. Y tenemos que empezar la lucha para dar a estos idiomas el lugar propio que les corresponde en el panteón de las lenguas.

Después de todo, la multitud de diferentes lenguas es una de la riqueza de nuestras islas. Unidad en la diversidad, como dice el lema.


Miembro de la Fraternidad Seglar Agustino Recoleta en Filipinas y escritor para la Sociedad Bíblica de Filipinas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Secciones

Subscriptores

Copyright © 2012 Semanario de Filipinas