Terremoto de 7,6 grados sacude el sureste de Filipinas

El terremoto de 7,6 grados que se registró el sábado al sureste del país ha dejado un saldo provisional de un muerto y numerosos edificios, carreteras y puentes dañados.

El Servicio Geológico de los Estados Unidos redujo la magnitud del seísmo desde los 7,9 MW que había informado inicialmente hasta los 7,6 MW, localizando el epicentro a 34,9 kilómetros de profundidad y a 109 kilómetros al sureste de la ciudad de Guiuan en la provincia de Samar.

El también estadounidense Centro de Alertas de Tsunamis del Pacífico emitió una advertencia de posible maremoto que abarcaba a Filipinas, Indonesia, Papua Nueva Guinea, Japón, Taiwan y otros estados insulares del Pacífico. Miles de residentes se apresuraron a evacuar las zonas costeras hacia cotas más altas, motivados por las primeras alertas del Observatorio Sismológico de Filipinas advirtiendo a la poblaciones costeras de las provincias de Surigao del Norte, Samar Oriental, Leyte y Bicol del posible riesgo. Pasado el peligro el Instituto Filipino de Vulcanología emitió otro comunicado para tranquilizar a la población asegurando que "los residentes pueden regresar ya a sus hogares con toda seguridad. Ha pasado el peligro de maremoto".

La única victima mortal registrada fue una mujer de Cagayán de Oro, donde el terremoto se sintió con una magnitud de 4 grados, y que murió después de que las fuertes lluvias y el seísmo provocaran un deslizamiento de tierra que sepultó su casa. Tambien se han registrado varios heridos y daños en diversas infraestructuras, principalmente en zonas de las provincias de Samar y Leyte, donde además sufrieron cortes de energía eléctrica y de conexión a Internet.

Gran parte de Filipinas se asienta sobre el llamado 'Cinturón de Fuego del Pacífico', una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida por unos 7.000 temblores al año, la mayoría de magnitud moderada. El también conocido como Cinturón Circumpacífico se caracteriza por concentrar algunas de las zonas de subducción más importantes del mundo, lo que ocasiona una intensa actividad sísmica y volcánica en las zonas que abarca. Incluye a Chile, Perú, Ecuador, Colombia, Centroamérica, México, parte de Argentina, parte de Bolivia, parte de los Estados Unidos, parte de Canadá, luego dobla a la altura de las Islas Aleutianas y baja por las costas e islas de Rusia, Japón, Taiwán, Filipinas, Indonesia, Papúa Nueva Guinea y Nueva Zelanda.

El lecho del océano Pacífico reposa sobre varias placas tectónicas, las cuales están en permanente fricción y por ende, acumulan tensión. Cuando esa tensión se libera, origina terremotos en los países del cinturón. Además, la zona concentra actividad volcánica constante. En esta zona las placas de la corteza terrestre se hunden a una velocidad de varios centímetros por año y a la vez acumulan enormes tensiones que acaban liberándose en forma de seísmos.

Este ultimo terremoto se produjo como resultado de la fricción entre la placa del Mar de Filipinas y la placa de la Sonda. En la latitud donde tuvo lugar el terremoto, la placa del Mar de Filipinas se mueve hacia al oeste-noroeste a una velocidad de aproximadamente 100 mm al año con respecto a la placa de la Sonda.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Secciones

Subscriptores

Copyright © 2012 Semanario de Filipinas