Acuerdo de Paz en Mindanao Musulmán


El gobierno filipino y el mayor grupo rebelde musulmán han firmado este lunes un histórico acuerdo que ambas partes esperan conlleve una paz duradera a las zonas problemáticas de Mindanao y ayude a liberar todo el potencial económico de esta región que durante tanto tiempo ha estado sumida en un sangriento conflicto.

Diversas instituciones financieras internacionales, grupos empresariales, analistas económicos y miembros de las cúpulas militares y religiosas dieron inicialmente su visto bueno al acuerdo que tiene entre sus objetivos establecer una nueva región llamada Bangsamoro en 2016 para sustituir al proyecto anterior denominado Región Autónoma del Mindanao Musulmán (ARMM), que sucumbió víctima de una mala gestión. El acuerdo se considera sumamente importante para desarrollar y atraer inversiones en el sur de Mindanao, una zona rica en recursos naturales.

El territorio propuesto para Bangsamoro se implantará durante el año 2016 y sólo englobará a aquellas áreas donde los musulmanes cuentan con mayoría de población. Según este nuevo acuerdo, el territorio Bangsamoro queda sensiblemente reducido en comparación a lo que se negoció durante los acuerdos de paz con el Frente Moro de Liberación Nacional (FMLN) en 1976 y 1996, o el fallido Memorando de Acuerdo sobre Dominio Ancestral negociado con el con el MILF en 2008.

De esta manera, el área de la nueva región Bangsamoro abarcaría las cinco provincias de Basilan, Sulú, Tawi-Tawi, Maguindanao y Lanao del Sur, las ciudades de Marawi, Lamitan, Cotabato e Isabela, los seis municipios de Lanao del Norte, que votaron a favor de su inclusión en la ARMM en el plebiscito de 2001 (Baloi, Munai, Nunungan, Pantar, Tagoloan y Tangkal), varios Barangays en los municipios de Aleosan, Carmen, Kabacan, Midsayap, Pigcawayan, además de Pikit en Cotabato del Norte, que también votó a favor de la inclusión en la ARMM durante el plebiscito de 2001, y todas aquellas áreas contiguas donde haya una petición de las autoridades locales pidiendo su inclusión al menos dos meses antes de la ratificación de la Ley Fundamental de Bangsamoro.

Durante el breve discurso a la nación desde el Palacio de Malacañang, junto al vicepresidente Jejomar Binay, su gabinete y representantes del Congreso, el presidente Aquino señaló que este acuerdo "abre el camino hacia una paz definitiva y duradera en Mindanao, ya que incluye a todos los grupos secesionistas y el Frente Moro de Liberación Islámica ya no aspira a crear un Estado independiente. Esto significa que las manos que una vez portaban rifles serán utilizadas para trabajar en la tierra de labranza, venta de productos, dotación de puestos de trabajo, y para abrir nuevas vías de oportunidad a otros ciudadanos. El gobierno nacional seguirá ejerciendo todas las competencias exclusivas de defensa y seguridad, política exterior, política monetaria, ciudadanía y naturalización. La Constitución y los procesos legales regirán la transición durante la creación de Bangsamoro, y con este acuerdo se asegurará que Filipinas siga siendo una sola nación y un sólo pueblo, aunando todas nuestras diversas culturas e historias en pos de un mismo objetivo. Los filipinos de Bangsamoro, por otra parte, tendrán garantizada una distribución justa y equitativa de sus impuestos, sus ingresos, y de los frutos del patrimonio nacional, disfrutando de igual protección ante la Ley y del acceso a una justicia imparcial", concluyó Aquino.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Secciones

Subscriptores

Copyright © 2012 Semanario de Filipinas