Presidente Aquino finaliza visita a Laos

El presidente Aquino ha regresado a Filipinas tras un viaje de tres días a Laos donde asistió a la 9ª Reunión Asia-Europa (ASEM) en Vientiane, consiguiendo afianzar el compromiso de líderes europeos y asiáticos para apoyar iniciativas de paz y desarrollo en Mindanao, así como la protección de los trabajadores emigrantes filipinos.

El Presidente, que describió su visita a Laos como un "éxito", sostuvo una serie de reuniones con algunos de sus homólogos de países europeos y asiáticos, asegurando sentirse contento con los compromisos de realizar determinadas inversiones en Filipinas a pesar de la debilitada economía global. "En todas las reuniones a las que hemos acudido hemos escuchado una alabanza colectiva por la elaboración exitosa del Acuerdo Marco sobre Bangsamoro y la disposición a apoyar la paz y el desarrollo en Mindanao", dijo Aquino tras aterrizar en Manila.

Aquino agradeció personalmente a Japón por su apoyo al proceso de paz en Mindanao, durante su reunión con el primer ministro Yoshihiko Noda. Fue precisamente en Japón donde Aquino sostuvo una reunión histórica con el cabecilla del MILF Murad Ebrahim, que sirvió para impulsar las conversaciones de paz en agosto del año pasado. "Aparte de esto, Japón sigue apoyando el fortalecimiento de nuestras defensas y nuestra lucha contra la corrupción en el país", dijo Aquino.

En Laos, el Presidente también solicitó la protección de los derechos de los trabajadores emigrantes filipinos que se están viendo afectados por la crisis económica y política en los países receptores. Durante la reunión con los líderes del Consejo Europeo y la Comisión Europea, se trataron diversos temas referentes a las condiciones laborales de más de 91.000 marineros filipinos que trabajan en navíos de propiedad europea. "Hemos puesto de relieve la contribución de los miles de marineros filipinos al sector del transporte marítimo en la UE y la crisis potencial que podría producir en su industria si prescindieran de nuestros compatriotas trabajadores", dijo.

La novena Reunión Asia-Europa se celebró bajo el lema, "Amigos para la Paz, Socios para la Prosperidad", con los líderes de la ASEM haciendo hincapié en su firme voluntad de fortalecer la asociación Asia-Europa en el desarrollo como un elemento esencial de su cooperación económica y técnica y asistencia.

También se comprometieron a luchar contra la pobreza y la consecución de los objetivos de desarrollo acordados, como garantizar la erradicación de la pobreza, un crecimiento integrador, implementar un desarrollo equitativo y sostenible y la protección del medio ambiente. Además confirmaron su compromiso de aplicar plenamente los resultados del Plan de Acción de Bali y los acuerdos de Cancún y Durban.


Entre los asistentes a esta reunión de carácter bianual que se celebra alternativamente en Asia o Europa desde su creación en 1996, se encontraban también el primer ministro chino Wen Jiabao, el ministro de exteriores de India Salman Khurshid y miembros de la Secretaria de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN). Por parte europea participaron los 27 estados miembros de la Unión Europa, además de la Comisión Europea representados por José Manuel Durao Barroso y Herman van Rompuy. España estuvo representada por su ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José García-Margallo.

El comercio de la Unión Europea con los países asiáticos que forman parte del foro Asia-Europa (ASEM) ascendió a 862.000 millones de euros (1,1 billones de dólares) en 2011, de los que 532.000 millones de euros (698.000 millones de dólares) correspondieron a importaciones europeas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Secciones

Subscriptores

Copyright © 2012 Semanario de Filipinas