Estado de emergencia en Mindanao por la crisis energética

La presidenta de Filipinas Gloria Macapagal-Arroyo ha declarado el estado de emergencia en Mindanao, una medida que permitirá a las ciudades, pueblos y provincias en la isla liberar el 5 por ciento de sus presupuestos para la adquisición inmediata de generadores que permitan hacer frente a la precaria escasez energética, que está provocando apagones diarios que llegan a durar 8 y 10 horas.

Mindanao está experimentando una grave escasez de energía con la perdida de más de 700 MW, debida principalmente a las consecuencias del fenómeno meteorológico de "El Niño", que está provocando una prolongada sequía en la zona que ha diezmado las reservas de las presas de las que se abastecen las centrales hidroeléctricas.

Gary Olivar, portavoz presidencial, aseguró que los fondos asignados serán usados para comprar grupos electrógenos por un costo inicial estimado en P5.5 mil millones de dólares. Según dijo Olivar,
"La importación de grupos electrógenos y barcazas provistas de centrales electrógenas que cuentan con una potencia incluso mucho mayor en mega-vatios, requerirá la asignación de fondos para desastres que se movilizarán mediante la declaración de estado de emergencia."

Esta situación viene precedida por varias interrupciones en el suministro a nivel nacional que provocaron una alarma general apenas una semana antes y que afectaron principalmente a la región meridional de Mindanao y el norte de Luzón. Varios funcionarios del departamento de energía advirtieron entonces que el déficit de suministro de electricidad se había disparado a sus niveles más altos durante esta temporada de verano.

Algunos empresarios de la ciudad de Davao vaticinan que el complejo hidroeléctrico de Agus y Pulangi, que se encuentra en un estado muy crítico, no será capaz de recuperar su capacidad ni siquiera con las esperadas lluvias de junio.

El nivel de agua del río Agus que abastece al complejo hidroeléctrico ha bajado esta semana a 699.15 metros sobre el nivel del mar. Si el nivel bajara hasta los 698.15 metros, la central tendría que ser cerrada para evitar daños en la maquinaria.

"Tal y como se están desarrollando los acontecimientos, la planta de Agus se cerrará por completo y provocará que el conjunto de la red de Mindanao se colapse en menos de 45 días a partir de ahora. Y si eso sucede, no habrá suministro eléctrico durante las elecciones"
declaró Vicente Lao, presidente del Consejo Empresarial de Mindanao y vice-presidente del Mindanao Power Energy Alliance (MEPA).

Lao también afirmó que "El problema de Luzón no es de la misma intensidad que el problema de Mindanao. Luzón tiene Malampaya".

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Secciones

Subscriptores

Copyright © 2012 Semanario de Filipinas